lunes, 2 de marzo de 2015

Mamá, papá... quiero ser au-pair.

Para quienes me conozcan, no es una novedad.
Llevo tres años posponiendo esta aventura, cualquier excusa era buena; que si me mudo a Madrid a estudiar, que si los billetes de avión, que si la universidad...
Llegada a este punto, en el que he decidido que el curso que viene empiezo una carrera a distancia, he decidido dar el paso, y ya no hay vuelta atrás. Porque a cabezona con estas cosas no me gana nadie.

Lo primero que hice, en mi frenesí (el que me invade siempre que me emociona algo), fue crearme un perfil en todas las webs de Au-Pair que tenían aspecto fiable. Personalmente, os recomiendo Au-Pair World.

Empecé a enviar solicitudes con un texto copiado y pegado como loca, hasta que me enteré de que no podía mandar más de x mensajes sin ser premium. Así que decidí esperar, con lo mal que se me da. Mientras tanto, leí muchos blogs de chicas que son o han sido APs, pero no los voy a linkear porque de este mundo no entiendo, y no quiero molestar a nadie.

Literalmente la última solicitud que mandé (en este caso, personalizada, nada de copiar y pegar), a una aparentemente perfecta familia de Irlanda, fue la que dio resultado. Empezamos a intercambiar datos, pronto pasamos al mail, y una semana después hicimos una entrevista en Skype, que acabó con un maravilloso resultado; me querían como su AP casi tanto como yo deseaba serlo. La familia aparentemente perfecta ha resultado serlo.

Este es un resumen muy superficial, sólo con lo que dí la murga la media hora de la entrevista, presa del pánico y dudando totalmente de mi misma y mi inglés ya da para una tesis. También he sido muy insistente con el tema de ser rechazada, ya que aunque no cambiaría mi futura host family por nada del mundo, se me hizo difícil ir aceptando la cantidad de familias que rechazaban mi perfil. El carnet de conducir os abrirá muchas puertas, pero no es indispensable, no dejéis que eso os eche para atrás.

También me gustaría destacar la importancia de preguntar. No tengáis miedo a preguntar vuestras dudas, gracias a eso me alejé de una familia londinense prometedora pero que se puso a la defensiva cuando quise informarme sobre su política con las horas extra. No dejéis nada suelto, y desconfiad si es necesario.

Respecto a la entrevista, conocí a la host mother y a mis futuros niños, y no puedo dar más consejo que el típico "sé tú misma", porque a pesar de los nervios y los malabares con el inglés (da igual tu nivel, te vas a liar, es parte de la situación, tómatelo con humor), se nota realmente si hay conexión con la familia, y para ello es necesario ser todo lo natural posible.

En un arrebato de responsabilidad me he pasado la mañana haciendo papeleo por internet, buscando datos sobre mi futura carrera online, pidiendo el certificado de exámenes de inglés aprobados previamente pero que, cómo no, he perdido, pidiendo cita para hacerme el pasaporte (no es necesario para viajar por la UE, pero sí recomendable) y rellenando papeleo para conseguir la Tarjeta Joven Europea y el Carnet Sanitario Europeo.

También, cómo no, he mirado vuelos, pero eso lo hago desde que empecé a mandarme mails con mi futura host mother, así que no creo que cuente.

Mi próxima aventura no está en Irlanda, sino en Madrid; tres meses de prácticas como educadora infantil. Si todo sale bien y el TFG no se interpone en mi camino, de aquí a tres meses y medio estaré escribiendo sobre mi pánico a la hora de hacer una maleta para un año.

Hasta entonces, deseadme suerte.

3 comentarios:

  1. Enhorabuena, Tess. :D Nada más que decirte.
    Un besote.

    PD: Escribes muy bien. ;)

    ResponderEliminar
  2. vaya, yo acabo de venirme a irlanda hace dos semanas de Aupair!! que casualidad!! cuando llegas?!!!

    ResponderEliminar